Lunes 11 de Septiembre

DESAPARICIÓN, REPRESIÓN Y PERSECUCIÓN A LA PRENSA: UNA VIEJA RECETA QUE NO PERMITIMOS

Derechos Humanos

            En Argentina, los trabajadores de
prensa tenemos una larga historia de lucha en defensa de la democracia, sabiendo
siempre que –como dijo Rodolfo Walsh- nuestra labor es “dar testimonio en momentos
difíciles”
.

Nuestra historia, que nos llena de
orgullo, no nos coloca en ninguna categoría superior ante nadie, pero sí nos
transforma en actores importantes a la hora de analizar de forma crítica la
realidad de nuestro país.

Luchar por la democracia nos ha
puesto, naturalmente, en la vereda opuesta de aquellos que atentan contra la
libertad de expresión e intentan entorpecer, obstaculizar o eliminar nuestro
rol como comunicadores.

En dictadura hemos sufrido el
secuestro, la desaparición y asesinato de nuestros compañeros y compañeras,
pero en democracia también sufrimos el asesinato de José Luis Cabezas. Nadie
puede dudar de nuestra coherencia:
Hemos estado siempre en la misma vereda.

Por eso, no dejaremos de alzar
nuestra voz ante las atrocidades que comete el gobierno nacional, y condenarlas
con el mismo fervor que lo hicimos siempre que se avasalló el derecho a la
información y la libertad de expresión.

Analizamos con dolor y preocupación
tres elementos que se dan en la actualidad y nos trasladan a los peores
recuerdos de un pasado al que la sociedad no debía volver:
Desaparición, represión y
persecución a la prensa
.

La desaparición de Santiago
Maldonado el 1 de agosto, y el innegable rol del Estado detrás de ese caso, nos
impiden hablar con eufemismos o aplicar técnicas dialécticas de distracción:
Santiago
está DESAPARECIDO
. Nos apegamos a uno de los principios básicos del
periodismo, ir a las fuentes, y allí queda a las claras que fue una
desaparición forzada de personas.

En segundo término, asistimos al
doloroso espectáculo de la represión de fuerzas de seguridad para encubrir una
causa tan grave. Pero no nos referimos solamente a la represión del viernes 1
de septiembre en la Capital Federal, sino a
una lógica represiva que aplican
fuerzas de seguridad a lo largo de todo el país desde el 10 de diciembre de
2015
. La impunidad de la que gozan y hacen alarde fuerzas locales,
provinciales y nacionales, es una muestra clara de la actitud represiva de este
gobierno.

Por último, el elemento que completa
este cóctel nefasto de nuestra realidad nacional, es la
persecución a la prensa.
Las imágenes, que recorrieron el mundo, de compañeros trabajadores de prensa
siendo brutalmente atacados, perseguidos y detenidos el 1 de septiembre,
demuestran cuál es la voluntad del gobierno respecto a la comunicación:
Cuando
persiguen trabajadores de prensa, buscan cercenar el derecho a la información
de toda la sociedad
.

Por eso, con la larga historia de
compromiso con la democracia que portamos los trabajadores de prensa en general
y nuestro gremio en particular,
repudiamos fervorosamente que en la
Argentina haya desapariciones, represión y persecución a la prensa.

No puede haber plena vida en
democracia si el Estado promueve, permite o lleva a cabo esas tres acciones que
ya sufrimos en el pasado y que no queremos que se repitan.

Porque seguimos creyendo que LA PEOR OPINIÓN ES EL SILENCIO,
repudiamos la detención de compañeros del viernes 1 de septiembre y exigimos
Aparición
con Vida de Santiago Maldonado
, y el Juicio y Castigo a los Culpables.



Mar del Plata, septiembre 3 de 2017



Sindicato de Prensa – Mar del Plata

Compartí esta noticia con otros